domingo, 8 de septiembre de 2013

"Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos..."

"Historia del pastor Grisóstomo y la pastora Marcela" de Valero Iriarte.

Comentario en torno al capítulo 14, 1 del Quijote, publicado en "La acequia", en la entrada titulada "Una mujer que quiere ser libre a la que sólo hace caso un loco", el día 14 de agosto de 2008.


¿Qué pasa? Uy, que el baile sigue.

Una bella mujer aparece en pantalla, va vestida de pastora, de pastora pastoril, vosotros me entendéis. Acaricia un corderito por si hay alguna duda de su bucólica condición. Hable, hable, señora Marcela.



Saludo a vuestra merced, mujer amanuense. Traigo muy buenas referencias de vuestra merced, me han dicho que tiene vuestra merced debilidad por los personajes secundarios del gran libro. También tengo noticias de los escritos y discursos de una señora principal llamada Soledad Puértolas, que nos denomina aliados a los humildes secundarios.

Aliada soy de don Quijote porque me brinda su incondicional servicio, mientras los pastores me comparan con el monstruoso basilisco de asesina mirada o con el cruel Nero de Tarpeya.


"¡oh fiero basilisco destas montañas!"


"¿O a ver desde esa altura, como otro despiadado Nero, el incendio de su abrasada Roma ?

Ay, qué palabras las de Ambrosio...Rechacé a Grisóstomo, mas no soy su asesina y no vengo a regocijarme ante la vista de su cadáver. De pena murió el pastor o ...¿fueron sus propias manos las ejecutoras? ¡Condenación eterna! ¡Dios no lo quiera!

El cielo me hizo hermosa, tanto que mi hermosura mueve al amor. Mas yo no estoy obligada a amar a quien me ama, que el verdadero amor es voluntario. Amor forzoso no es amor.

¿Y si fuera fea? "¿Fuera justo que me quejara de vosotros porque no me amábades?"

Yo no escogí ser hermosa, no. Si" la víbora no merece ser culpada por la ponzoña que tiene, puesto que con ella mata, por habérsela dado naturaleza"...tampoco yo he de ser reprehendida.



Honesta soy y , como tal, soy " fuego apartado o...espada aguda". No quemo ni corto a los que no se me acercan.



"Fuego soy apartado y espada puesta lejos"

He de vivir apartada, con la única compañía de los árboles de estas montañas, mirándome en el espejo que me ofrecen las cristalinas aguas.



"Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos..."



"... las claras aguas destos arroyos, mis espejos..."

Me llaman, son mis compañeras : la hija del ventero, Maritornes, Dorotea...Ya voy, amigas. Quede con Dios vuestra merced.

Se va y me deja con ganas de preguntarle tantas cosas.

Un abrazo de María Ángeles Merino.
 
¡Ah! Y lo publico en "La acequia", en la entrada correspondiente.

Pedro Ojeda dice en este blog:

"Marcela es una soberbia creación de Cervantes, inolvidable desde el punto de vista narrativo e ideológico.

Estamos todos atrapados por el libro."

Así es, Pedro.

Entrada copiada de "La arañita campeña":

http://aranitacampena.blogspot.com.es/2010/11/yo-naci-libre-y-para-poder-vivir-libre.HTML


No hay comentarios:

Publicar un comentario