sábado, 14 de septiembre de 2013

Un cesto de ropa blanca muy cara

Cuadro de Francisco Pelayo

Comentario al capítulo 1, 22 del Quijote, publicado en "La acequia", en la entrada "Don Quijote apedreado por confundirse de género literario", del día 9 de octubre de 2008.

¡Una canasta de colar, atestada de ropa blanca ! Un hombre condenado a remar en una galera, atado a golpe del látigo o corbacho, alimentado con putrefacto pan recocido o bizcocho y…posiblemente no salga vivo. Todo por una cesta de ropa blanca….

¿O no es la ropa sino la mujer que la llevaba puesta? Fijaos que manifiesta ir a galeras por enamorado y , según sus palabras, la abrazó consigo tan fuertemente que, a no quitársela la justicia por fuerza, aún hasta agora no la hubiera dejado de su voluntad. Si es por la ropa, nos parece increíble en estos tiempos de textil asiático, a bajo precio, procedente de mano de obra barata, tal vez infantil. Si es por abrazar a una mujer, sólo por abrazarla…

La cadena de osadías que Cervantes, maestro de la ironía más fina, deja escapar, al igual que los galeotes, en este capítulo, llama nuestra atención.

Veamos algunas:¿Es posible que el rey haga fuerza a ninguna gente? pregunta don Quijote. Le contesta Sancho: ”No digo eso…sino que es gente que, por sus delitos, va condenada a servir al rey en las galeras de por fuerza”. Sancho rectifica a tiempo…

Otro de los galeotes afirma:” Yo voy por cinco años… por faltarme diez ducados”. Y explica: “hubiera untado con ellos la péndola del escribano y avivado el ingenio del procurador, de manera que hoy me viera en mitad de la plaza de Zocodover”. Cervantes lo sabía muy bien, en algún proceso se vio envuelto, en algún momento tuvo él que untar la péndola.

Llega el turno a un anciano, acusado de hechicero y alcahuete. Lo de hechicero, ni tocarlo, menuda es la Inquisición. Pero por lo de alcahuete “no merecía él ir a bogar en las galeras, sino a mandallas y a ser general dellas; porque no es así comoquiera el oficio de alcahuete, que es oficio de discretos y necesarísimo en la república bien ordenada”. Menos mal que lo ha puesto en boca de un loco…

Aunque la más osada es la que apunta Pedro: “me parece duro caso hacer esclavos a los que Dios y naturaleza hizo libres”. Casi nada.

María Ángeles Merino Moya

Pedro Ojeda Escudero. http://laacequia.blogspot.com/dijo... ABEJITA: en aquel tiempo bastaba con la ropa para ser condenado... en efecto: osado y valiente es Cervantes, aunque disimule en boca de un loco.11 de octubre de 2008 17:33

Copiado del blog "La arañita campeña":
http://aranitacampena.blogspot.com.es/2008/10/un-cesto-de-ropa-blanca-muy-cara.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario