domingo, 2 de febrero de 2014

Nuestra Señora de la Caña




El capítulo comienza con los sonetos, en memoria de La Goleta y sus caídos, de Pedro de Aguilar, un cristiano que en el fuerte se perdió, no del todo perdido porque nos informan de que está “bueno y rico, casado y con tres hijos”. Nos los recita ese misterioso “caballero”, casi nos confunde, “camarada” con antifaz del señorito Fernando y hermano del de Aguilar.

Estáis ante una lectora del Quijote que lee los poemas del Quijote de pasada., sólo lo justo para seguir el argumento, la cáscara que se quita para comer la fruta. Prometo leerlos con más detenimiento. Este soneto suena a aquello, más reciente, de “caídos por Dios y por España”.Obrastes, levantastes , ejercitastes, colorastes...nos dan en el oído estos pretéritos. Las almas santas y dichosas de tres mil soldados volaron al cielo y ganaron la fama. Santa, la vida de la soldadesca de los Tercios Viejos…válgame Dios.

Tras los patrióticos sonetos, el cautivo narra sus aventuras desde La Goleta a Constantinopla y de Constantinopla a Argel , con sus amos: el renegado y tiñoso Uchalí , que trataba bien a sus tres mil cautivos y Azán Agá,, heredero y garzón amante de Uchalí, que diariamente .ahorcaba, desorejaba, empalaba…lo normal en estos casos.“Sólo libró bien con él” un tal Saavedra, el mismo Cervantes , tal vez amante del jefe. Ante la perspectiva de ser desorejado o empalado…lo que sea, vamos.

Esperando su rescate, vive en su “baño” y, qué casualidad, el patio linda con la casa de un rico moro que tiene una bella hija, nuestra Zoraida-María, la mora cristiana.Un tópico más otro tópico. Ésta arroja, cual pescadora, su caña cuando el cautivo está jugando a la comba con sus compañeros, sirviéndose de las cadenas. La caña lleva un lienzo atado con unas monedas.. La morita ya ha echado el ojo a su favorito, no depositará su mensaje hasta que el cautivo de nuestro cuento se coloque debajo. Se arriesga a que su padre la arroje a un pozo y lo cubra con piedras; pero es tan grande su deseo de vivir en tierra de cristianos para ver a la Virgen María... Vemos asomar una blanca mano y los cautivos en señal de agradecimiento hacen zalemas moriscas.



Otro día arrojará una pequeña cruz hecha de cañas ¿será una cristiana renegada? Ya se sabe que los moros las prefieren a las de su nación…patriótico comentario No, que es la hija de Agi Morato, alcalde que fue de La Pata, como diría una esquela del ABC.

Los cianíes de poco valor son sustituidos por “cuarenta escudos de oro españoles y un papel escrito en arábigo”.Gracias a un traductor murciano, sabe que su admiradora esuna mora con deseos de convertirse, gracias a las enseñanzas de una esclava cristiana que le enseñó su religión. ¿Por qué haría una esclava algo tan peligroso? Y, además, una vez muerta, se le ha aparecido, dos veces, para aconsejarla que se fuera a tierra de cristianos a ver a Lela Marién, la Virgen María que tanto la quiere. No esperábamos encontrar apariciones sobrenaturales en el Quijote, pero don Miguel quiere que en su obra haya de todo y para todos. Zoraida podría ser la fundadora de una nueva advocación mariana: Nuestra Señora de la Caña y su humilde sierva la esclava convertidora.


El cautivo responde a las misivas, en su nombre y en el de sus compañeros del baño, ofreciéndose a llevar a cabo sus planes de huida. Los escudos aumentan para pagar el rescate y la huida de todos , no vale rescatar sólo a uno que luego "adiós muy buenas". Después huirán con Zoraida, en una barca. Toda una mujer de carácter que amenaza:” mira que has de ser mi marido, porque si no, yo pediré a Marién que te castigue".

El próximo capítulo se presenta muy, muy denso…preparaos.

Un saludo a Pedro y a los paseantes.

Entrada copiada del blog "La arañita campeña", de la entrada también titulada "Nuestra Señora de la Caña".

No hay comentarios:

Publicar un comentario